6 nov. 2013

EL PROCESO DE FORMACIÓN DE LOS TEXTOS BÍBLICOS

Biblia es una palabra de origen griego que significa “libros”. Frecuentemente nos referimos a la Biblia como si fuese un único libro, pero en realidad está formado de 73 a 76 libros según las sean las confesiones cristianas. Estos escritos recogen la historia del pueblo de Israel y cómo Dios se le muestra como un Dios que le cuida, protege, libera y salva. También recogen la Revelación de Jesús como enviado del Dios Padre.

La Biblia se divide en dos partes: El Antiguo Testamento (sus libros contienen la experiencia religiosa del pueblo de Israel. Son libros anteriores al nacimiento de Jesús) y el Nuevo Testamento (compuesto por 27 libros que presentan la vida y el mensaje de Jesús y las primeras comunidades cristianas).

La Biblia judía (El antiguo Testamento de los cristianos) cumple un papel muy importante en la vida del pueblo de Israel, ya que es el punto de referencia de su identidad religiosa y nacional. Pero no se trata de una simple historia que narra unos hechos; es una historia interpretada desde la fe y escrita a lo largo de los siglos: la historia de la Revelación de Dios a la humanidad.

Transmisión y fijación de los relatos

La Biblia no tiene un único autor, sino muchos redactores; personas que a lo largo de muchos siglos, han querido que se recuerde la historia de la Revelación de Dios y la respuesta de la fe de los hombres y las mujeres que la conocieron, hasta llegar a la plena Revelación de Dios en Jesucristo.

Los relatos de la Biblia se comenzaron a transmitir de forma oral. Algunas personas que vivían en el Próximo Oriente comenzaron a explicar su experiencia de Dios. Al principio existían diversas versiones de un mismo acontecimiento que se recitaban de viva voz, pasando de generación en generación como un preciado tesoro. Más tarde estas historias se fueron recopilando por escrito, en una única redacción, que fue completada y reinterpretada a la luz de acontecimientos posteriores. Las tradiciones orales más antiguas se remontan al segundo milenio antes de Cristo, mientras que los primeros escritos serían de principios del primer milenio a. C. El libro más reciente de la Biblia fue escrito entre finales del siglo I d. C. y principios del siglo II d. C.

Inspiración divina

Para los cristianos Dios es el autor de la Biblia. No es que Dios dictase el texto, palabra por palabra, a los redactores de los libros, sino que éstos, inspirados y asistidos por el Espíritu Santo, pusieron por escrito lo que Dios quería manifestar a la humanidad.

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES

El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias cultura...