Translate

4 dic. 2016

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES


El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias culturas de todo el mundo, con diferentes simbolismos asociados.

La imagen de una fabulosa serpiente alada que lanza fuego por la boca, ha rondado por la imaginación del hombre durante siglos. ¿Qué clase de poder ejerce el dragón en las mitologías orientales y occidentales?

El dragón, como una monstruosa serpiente, se desliza por las leyendas de casi todos los países del Viejo y del Nuevo Mundo. Gran cantidad de héroes — Perseo, Marduk, Hércules, Sigfrido, san Jorge, Beowulf — han luchado contra él y le han dado muerte, pero el dragón sigue negándose a morir. Sobrevive como recuerdo folklórico: una enorme criatura cubierta de escamas, con aspecto de reptil, y generalmente con alas parecidas a las de un murciélago. Lanza fuego por la boca, y su sangre es más venenosa que la de cualquier otro ser vivo.

La tradición cristiana transformó al dragón en una figura diabólica, la encarnación del mal, el dragón, la antigua serpiente, arrojada del cielo por el arcángel San Miguel. 

Pero no siempre fue así; el verdadero dragón era una criatura ambivalente que poseía cualidades buenas y malas. Era un ser, a quien había que propiciar con sacrificios humanos, guardián del agua que podía, si lo deseaba, proporcionar la lluvia. Era también un símbolo de regeneración. Matar al dragón significaba volver a fertilizar la tierra.


El año nuevo chino se festeja con grandes dragones de papel y bambú, que se llevan en procesión por las calles. El dragón es mudable y omnipresente. En muchas culturas, los mitos de la creación lo consideran el principio de todas las cosas. Al agua Se le atribuyen caracteres femeninos, pasivos y fecundantes (de hecho la mujer da la vida desde el "agua", el líquido amniótico del útero). Su esencia demiúrgica presente en abundantes mitos tuvo especial desarrollo en Mesopotamia y en el océano primordial del antiguo Egipto. En la mitología china la residencia del Dragón está en las aguas, debido a que todo ser viviente procede de las ellas.

Un poema épico babilónico, el Enuma elish, cuenta como, en el principio, el poderoso dios Marduk, luchó con el gran dragón Tiamat, encarnación del caos acuático original, y lo mató. Después de su victoria, creó el cielo y la tierra: La partió en dos trozos. Colocó una mitad en lo alto y la selló, haciendo el cielo. Bajó la barrera y puso guardianes. Les ordenó que no permitieran escapar a sus aguas. La otra mitad se transformó en la tierra, y así la confusión se transformó en orden, y el cosmos nació del caos.

Un mito indio que aparece en el Rigveda, cuenta como el valiente dios Indra, triunfó sobre un gran dragón llamado Vrita, que había sellado todas las aguas vivificadoras de la tierra. Indra mató al monstruo, permitiendo que las aguas liberadas, fluyeran nuevamente en mil manantiales, arroyos, y ríos. Este conflicto no se consideraba una victoria definitiva para el dios, sino una batalla que debía librar una y otra vez para que la sequía terminara, con las lluvias de los monzones.

El primer dragón clásico fue Tifón, monstruoso animal de la mitología griega, asociado con volcanes y huracanes, de donde deriva el uso actual de la palabra. Este dragón, Tifón, sostuvo una terrible batalla con Zeus, hiriéndole con una hoz. Hermes, mensajero de los dioses, curó a Zeus, quien persiguió a Tifó npor Tracia hasta Sicilia, donde le enterró debajo del monte Etna. Tifón, engendró una formidable progenie de la que salieron muchas de las criaturas monstruosas de las leyendas griegas: la Quimera, el león de Nemea, el águila que devoraba el hígado de Prometeo, y el dragón de muchas cabezas, cuya muerte, fue el segundo de los doce trabajos encomendados al héroe griego, Hércules.

Esta criatura, la Hidra, vivía debajo de un plátano, aterrorizando a los habitantes del pantano de Lerna, cerca de Argos. No sólo era malvada y venenosa, sino capaz de regenerarse. Hércules llamó a su auriga para que quemara el muñón de cada cuello, cuando cortaba sus cabezas, impidiendo así que aparecieran cabezas nuevas. Después mojó en la sangre de la criatura las puntas de sus flechas, que quedaron así envenenadas.

El dragón Ladón, fue otro de los hijos de Tifón, también derrotado por Hércules que lo arrojó al cielo, donde todavía resplandece en la constelacióndel Dragón. Ladón vigilaba las Doradas Manzanas de la inmortalidad que la diosa Hera, esposa de Zeus, había recibido como regalo de bodas. Es uno de los primeros representantes del dragón como custodio del tesoro... un tema repetido en las leyendas de dragones. El vellocino de oro que buscaban Jasón y los argonautas, también era vigilado por un dragón, animal terrible que jamás dormía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...