4 dic. 2016

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES


El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias culturas de todo el mundo, con diferentes simbolismos asociados.

La imagen de una fabulosa serpiente alada que lanza fuego por la boca, ha rondado por la imaginación del hombre durante siglos. ¿Qué clase de poder ejerce el dragón en las mitologías orientales y occidentales?

El dragón, como una monstruosa serpiente, se desliza por las leyendas de casi todos los países del Viejo y del Nuevo Mundo. Gran cantidad de héroes — Perseo, Marduk, Hércules, Sigfrido, san Jorge, Beowulf — han luchado contra él y le han dado muerte, pero el dragón sigue negándose a morir. Sobrevive como recuerdo folklórico: una enorme criatura cubierta de escamas, con aspecto de reptil, y generalmente con alas parecidas a las de un murciélago. Lanza fuego por la boca, y su sangre es más venenosa que la de cualquier otro ser vivo.

La tradición cristiana transformó al dragón en una figura diabólica, la encarnación del mal, el dragón, la antigua serpiente, arrojada del cielo por el arcángel San Miguel. 

Pero no siempre fue así; el verdadero dragón era una criatura ambivalente que poseía cualidades buenas y malas. Era un ser, a quien había que propiciar con sacrificios humanos, guardián del agua que podía, si lo deseaba, proporcionar la lluvia. Era también un símbolo de regeneración. Matar al dragón significaba volver a fertilizar la tierra.


El año nuevo chino se festeja con grandes dragones de papel y bambú, que se llevan en procesión por las calles. El dragón es mudable y omnipresente. En muchas culturas, los mitos de la creación lo consideran el principio de todas las cosas. Al agua Se le atribuyen caracteres femeninos, pasivos y fecundantes (de hecho la mujer da la vida desde el "agua", el líquido amniótico del útero). Su esencia demiúrgica presente en abundantes mitos tuvo especial desarrollo en Mesopotamia y en el océano primordial del antiguo Egipto. En la mitología china la residencia del Dragón está en las aguas, debido a que todo ser viviente procede de las ellas.

Un poema épico babilónico, el Enuma elish, cuenta como, en el principio, el poderoso dios Marduk, luchó con el gran dragón Tiamat, encarnación del caos acuático original, y lo mató. Después de su victoria, creó el cielo y la tierra: La partió en dos trozos. Colocó una mitad en lo alto y la selló, haciendo el cielo. Bajó la barrera y puso guardianes. Les ordenó que no permitieran escapar a sus aguas. La otra mitad se transformó en la tierra, y así la confusión se transformó en orden, y el cosmos nació del caos.

Un mito indio que aparece en el Rigveda, cuenta como el valiente dios Indra, triunfó sobre un gran dragón llamado Vrita, que había sellado todas las aguas vivificadoras de la tierra. Indra mató al monstruo, permitiendo que las aguas liberadas, fluyeran nuevamente en mil manantiales, arroyos, y ríos. Este conflicto no se consideraba una victoria definitiva para el dios, sino una batalla que debía librar una y otra vez para que la sequía terminara, con las lluvias de los monzones.

El primer dragón clásico fue Tifón, monstruoso animal de la mitología griega, asociado con volcanes y huracanes, de donde deriva el uso actual de la palabra. Este dragón, Tifón, sostuvo una terrible batalla con Zeus, hiriéndole con una hoz. Hermes, mensajero de los dioses, curó a Zeus, quien persiguió a Tifó npor Tracia hasta Sicilia, donde le enterró debajo del monte Etna. Tifón, engendró una formidable progenie de la que salieron muchas de las criaturas monstruosas de las leyendas griegas: la Quimera, el león de Nemea, el águila que devoraba el hígado de Prometeo, y el dragón de muchas cabezas, cuya muerte, fue el segundo de los doce trabajos encomendados al héroe griego, Hércules.

Esta criatura, la Hidra, vivía debajo de un plátano, aterrorizando a los habitantes del pantano de Lerna, cerca de Argos. No sólo era malvada y venenosa, sino capaz de regenerarse. Hércules llamó a su auriga para que quemara el muñón de cada cuello, cuando cortaba sus cabezas, impidiendo así que aparecieran cabezas nuevas. Después mojó en la sangre de la criatura las puntas de sus flechas, que quedaron así envenenadas.

El dragón Ladón, fue otro de los hijos de Tifón, también derrotado por Hércules que lo arrojó al cielo, donde todavía resplandece en la constelacióndel Dragón. Ladón vigilaba las Doradas Manzanas de la inmortalidad que la diosa Hera, esposa de Zeus, había recibido como regalo de bodas. Es uno de los primeros representantes del dragón como custodio del tesoro... un tema repetido en las leyendas de dragones. El vellocino de oro que buscaban Jasón y los argonautas, también era vigilado por un dragón, animal terrible que jamás dormía.

13 jun. 2015

EL SIMBOLISMO DEL LABERINTO

El término laberinto denomina al jardín o construcción arquitectónica que tenga una complicada estructura y en la que muy difícil encontrar la salida.


En la historia la humanidad existen cinco laberintos muy importantes: uno en Egipto, situado en el lago Moeris; dos en Creta, el de Cnosos y el Gortyna; otro griego, situado en isla de Lemnos, y uno etrusco, el de Clusium.

Para las antiguas civilizaciones el laberinto tenía una cualidad atrayente, como el abismo o el remolino de las aguas. Posiblemente por ello se habían dibujado algunos laberintos con la intención de engañar a los demonios y convertirlos en prisioneros una vez estuviesen en su interior.

Según muchos estudiosos, el laberinto simboliza el inconsciente, el error y el alejamiento de la fuente de la vida. Mircea Eliade señala que el principal objetivo perseguido por el laberinto era defender el centro, o sea, el acceso iniciático a la sacralidad, la inmortalidad y la realidad absoluta. También se interpreta el dominio del laberinto como el aprendizaje del neófito respecto a la manera de entrar en los territorios de la muerte.

Todos los pueblos han recurrido al símbolo del laberinto, que apela a experiencias comunes y posee un significado subconsciente en las razas y culturas. Se ha empleado el mismo símbolo básico en múltiples formas a lo largo de los siglos: ritos de fertilidad, ritos funerarios, complemento religioso, trazado de jardinería, en juegos y como diseño decorativo.

30 abr. 2015

EL ESPÍRITU SANTO Y SUS SÍMBOLOS EN EL CRISTIANISMO

Ruah

La palabra ruah significa "espíritu vivificador". Da a entender el soplo de vida, el aliento de Dios. El noción de espíritu es vital para entender la relación entre el ser humano y su Creador.

Nuevo Testamento. Hechos 2:37-39. Al oír esto, todos sintieron un profundo remordimiento en su corazón, y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: «Hermanos, ¿qué debemos hacer?» Pedro les dijo: Arrepiéntanse, y bautícense todos ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados les sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos, para todos los que están lejos, y para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios llame.

El Espíritu Santo

Dios es Padre, es hijo, y también es Espíritu

En los Evangelios se puede apreciar como Jesús, durante toda ya vida, comunica la promesa del Espíritu que, como una fuerza transformadora, se revela como la vida y la salvación. Desde el punto de vista cristiano, Dios da su Espíritu para fortalecer la fe de los que confían en Él, y para que continúen la misión de Jesús en el mundo.

Pentecostés

Una de las fiestas más importantes del judaísmo es la fiesta de Pentecostés, que se celebra cincuenta días después de la Pascua. Después de la muerte y resurrección de Jesús, durante esta fiesta, sus amigos, familiares y seguidores, estaban reunidos cuando de repente sintieron el Espíritu de Jesús en su interior.

El Libro de los Hechos de los Apóstoles narra este episodio. Del miedo inicial tras muerte de Cristo pasan a experimentar la fuerza de la llama del Espíritu de Dios. El don de lenguas que reciben en este momento los hace personas libres y capaces de transmitir la Buena Nueva. Es entonces cuando los apóstoles comprenden su misión. Pedro, en en su discurso a todos los que se habían reunido allí, les explica que deben convertirse, bautizarse y quererse los unos a los otros, y también formar comunidades para vivir conjuntamente el mensaje que Dios les ha enviado a través de Jesús, su Hijo, y del Espíritu que los fortalece.

Los frutos y dones del Espíritu Santo

El Espíritu de Dios ayuda los cristianos en su conversión interior y les da luz para entender cómo tienen que vivir el mensaje de Jesús. Mueve y ayuda a las personas a seguir a Jesús y ser testigos de su Evangelio. Los cristianos, al vivir ya su vida en el Espíritu, se les reconoce por los frutos.

La tradición del Iglesia enumera doce frutos del Espíritu Santo:

Caridad
Alegría 
Paz  
Paciencia
Generosidad
Bondad 
benignidad 
Mansedumbre
Fidelidad 
Modestia 
continencia 
Castidad

El Espíritu de Dios otorga dones especiales que ayudan a los creyentes a ser fieles a Dios y su plan de salvación. San Pablo habla de los dones del Espíritu Santo en algunas de sus Cartas. Según la tradición de la Iglesia, los siete dones del Espíritu Santo son:

Sabiduría 
Inteligencia
Consejo 
Temor de Dios
Ciencia 
Piedad 
Fortaleza

El Espíritu de Dios desea, fundamentalmente, que las personas sean felices y colaboren en la construcción del Reino de Dios. Santo Tomás de Aquino, importante teólogo y filósofo del siglo XIII, decía que el destino del hombre es su propia felicidad, ya que todo ser humano no deja de buscarla y anhela encontrarla. La propuesta de felicidad de los Evangelios se encuentra en las Bienaventuranzas.


Símbolos del Espíritu Santo

Para hablar del Espíritu Santo y de sus obras se utilizan unos símbolos que ayudan a conocer y comprender mejor este concepto.

La Paloma.

En el bautismo de Cristo aparece una paloma, con la cual se da a entender la manifestación del Espíritu que desciende suavemente sobre las personas.


El fuego.

El fuego simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo.


El viento.

A veces aparece en forma de un viento fuerte, así muestra su movimiento constante.


El agua.

El agua del bautismo simboliza la inmersión de la nueva vida en el Espíritu Santo.


El sello.

La imagen del sello indica el carácter permanente de la unción (la manifestación de Dios) del Espíritu Santo en los sacramentos.


4 mar. 2015

EL ENIGMA DE LOS ATLANTES DE TULA

Tula o Tollan, patria de los toltecas, en la que quizás se asentó el mítico reino de Quetzatcóatl, sigue siendo vigilada desde hace diez siglos por los imponentes atlantes. Quizá son recuerdo de una civilización desconocida que dominó el mundo, o quizá el símbolo de un conocimiento mágico hoy imposible de rescatar. En una planicie de suelo calizo, se alzan los restos de la que fue capital de los toltecas.

9 feb. 2015

TOT, DIOS DEL CONOCIMIENTO



Tot o Thot, es en el panteón egipcio el dios de la sabiduría, del conocimiento, de las ciencias sagradas, y dios por excelencia de la revelación. Recibió por mediumnidad los "sonidos primordiales"; al principio, los jeroglíficos fueron sus soportes. 



Se le solía representar como un hombre con cabeza de ibis (un tipo de ave), y la tablilla de escriba para anotar los pensamientos, palabras y actos de los hombres y pesarlos en su balanza.



21 ene. 2015

LAS LEYENDAS CELTAS Y SU PROYECCIÓN MITOLÓGICA

A veces las leyendas épicas o algunos relatos religiosos, son antiguos relatos transformadas, adaptados o tergiversados. Como en las leyendas artúricas del poeta Chrétien de Troyes y los nobles caballeros que buscaban el Santo Grial. Chrétien se inspiró en las leyendas druídicas y celtas para narrar la épica artúrica. Posiblemente dispuso de manuscritos originales que le permitieron plagiar y adaptar las leyendas caballerescas escritas en los relatos denominados “MABINOGION”.

30 nov. 2014

EL MISTERIO DE LOS CRÁNEOS PREHISTÓRICOS PERFORADOS

Ciertos hallazgos arquelógicos como los de los cráneos con extraños agujeros circulares sobre su superficie, ha llevado a algunos investigadores a suponer que hace miles de años, alguien usaba alguna clase de proyectil para abatir a sus víctimas. Aunque existen otras hipótesis al respecto.

24 nov. 2014

INFRAMUNDO GRIEGO. LOS PRADOS ASFÓDELOS

El inframundo griego

Los Prados Asfódelos son una región del antiguo inframundo griego donde las almas eran enviadas después de la muerte. Formaba parte del Hades, el nombre griego del inframundo, que  está divido en dos regiones principales: el Érebo y el Tártaro.

17 nov. 2014

MITOS DE LA CREACIÓN DE AMÉRICA DEL NORTE

En el pasado, se creía que la religión y la mitología de los indios norteamericanos era totemismo primitivo, y que su gente era poco más que salvaje. Esto no era así y a pesar de la destrucción de las razas indias autóctonas por parte de los blancos, todavía se conserva gran parte de la religión, del mito y de la magia de los indios.

18 oct. 2014

HISTORIA Y SIMBOLISMO DEL FUEGO

El fuego ha acompañado a la humanidad desde sus comienzos. El fuego, Hijo del Sol, ha sido un elemento decisivo para el desarrollo humano y ha estado presente en la mayoría de cultos y ritos. Prometeo lo hurta a Zeus, y lo trae a la Tierra. El amo del Olimpo, lo castiga. Pero el héroe se salva por la intervención de Heracles, alcanzando la inmortalidad y el rango de dios. Este mito sintetiza el camino que el ser humano ha seguido para obtener el fuego. Se distinguen tres etapas.

12 oct. 2014

OSIRIS, DIOS DE LA NATURALEZA

Este dios del Antiguo Egipto vinculado a la constelación de Orión, experimentó la muerte y fue esposo de Isis. Osiris era un rey-dios (quizá el recuerdo idealizado de un gobernante o un dios arcaico de la fertilidad) a quien se le atribuía el haber dado a Egipto su civilización.

Su resurrección, ocurrida en el Más Allá, le impidió en lo sucesivo el contacto con la Tierra. Él lleva la esperanza a los difuntos de poder participar de un destino inmortal igual que el suyo...

Hijo mayor del dios Geb (dios de la Tierra) y Nut (diosa del Cielo), Osiris era el dios de la Naturaleza, encarnación de la vegetación, que moría al madurar las cosechas para renacer al germinar los granos. Más tarde fue adorado como dios de los muertos, llegando a ocupar el primer puesto en el panteón egipcio.

3 oct. 2014

ISIS, LA DIOSA MADRE

Las primeras menciones de Isis datan de la dinastía V de Egipto (2500-2350 a. C. En Isis encontramos a una divinidad femenina, una de las más importantes de Egipto, y su culto llegó a su mayor apogeo en el Imperio Nuevo (1550-1070 a.C.), extendiéndose por el país del Nilo, Oriente, Grecia y Roma.

Fue denominada "Gran maga", "Gran diosa madre", "Reina de los dioses", "Fuerza fecundadora de la naturaleza", "Diosa de la maternidad y del nacimiento".

En la religión faraónica, Isis, en un principio, no fue más que la divinidad de Bouto, ciudad del delta del Nilo, y se consideraba que ella sola, sin el concurso masculino, había engendrado a Horus.

15 sept. 2014

LEYENDAS Y SIMBOLISMO DE LA ESPADA

Según una leyenda árabe, los inventores de la espada fueron los hebreos. En el monte Casium, cerca de Damasco, se construyó la primera espada del mundo. Este monte había sido ya escenario de un trágico suceso. Unos cuantos años antes Caín habría matado a su hermano Abel. Como obedeciendo a un fatal designio, los primeros y mas célebres artífices del arma se establecieron en el monte Casiam, pero la historia y el poder oculto e iniciático de las espadas va mucho más allá...


Orígenes

La espada se desarrolla a partir de la daga (puñal más largo) desde el II milenio a. C. Las espadas de la Edad del Bronce tienen su origen en los trabajos del cobre del Mediterráneo, el Mar Negro, y en Mesopotamia. La espada empezó a utilizarse en Europa mientras que en Próximo Oriente se usaban las dagas; la espada destronará finalmente al puñal y la daga como arma simbólica del guerrero.

Hay muchas formas y tamaños de espada: creto-micénica, griega, egipcia, asiria... Aunque el salto cualitativo más importante en su fabricación lo dieron los pueblos ibéricos, maestros en el arte de la fundición. Las legiones romanas adoptaron rápidamente este nuevo modelo, más largo y acabado en punta. El uso ceremonioso de espadas proviene de la época en que sólo los señores portaban espadas, convirtiéndolo así en un símbolo de rango o posición.

La época de oro para la simbología de la espada es la Edad Media. Un ejemplo del modelo de la época es la que llevaba Carlomagno.


En el siglo XVI la espada adquiere gran perfección. Una de las principales innovaciones es el resguardo para la mano. En este período el arte de los grandes centros de producción (Brescia, Toledo, Solingen) alcanza su punto álgido.

La cruz y la espada

Desde la prespectiva cristiana sobre la Cruz, deben tenerse en cuenta dos aspectos: el de la cruz en si misma y el de la crucifixión, en la que la cruz se ofrece como derivación dramática de la vida paradisíaca:

Génesis 3:24: Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida.

La cruz es un símbolo que establece la relación primaria entre el mundo terrestre y el mundo celestial. Pero también representa la conjunción de contrarios: lo positivo es lo vertical, y lo negativo lo horizontal; lo superior y lo inferior, la vida y la muerte. La relación estrecha entre la cruz y la espada se debe a que las dos se levantan contra el monstruo primordial.

La espada puede simbolizar violencia o combate e intervención militar. Jesucristo hizo la siguiente declaración: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán (Mateo 26: 52). Sin embargo, en otros pasajes del Nuevo testamento tiene un sentido positivo y edificante: No penséis que he venido para traer paz a la tierra; sino espada (Mateo 10: 34).

En el Islam es la voluntad divina

En el Islam, la expresión árabe Jihad bis saif ("lucha por la espada") significa la guerra santa para el Islam. La espada es la herramienta idónea para conseguir la paz (es-salám) a través de la justicia, y ésta sólo puede llegar por la sumisión a la voluntad divina (el-islam). Algunos Imanes en su predicación sostienen una simbólica espada de madera. La espada del Imán (jafib) simboliza ante todo el poder de la palabra.

Espadas con nombre propio

En el medievo existía la costumbre de introducir reliquias en el pomo de la espada. A partir de ahí nació el rito caballeresco de besar el pomo antes de entrar en combate.

Las espadas que pertenecieron a los caballeros más notables dieron lugar a leyendas, que otorgaban poderes mágicos a las mismas. Entre estas espadas se encuentran la Joyosa de Carlomagno, Escalibur del rey Arturo, Duruidana de Roldán, la Tizona y la Colada del Cid y muchas otras.

Una de las leyendas más bellas y difundidas es la que explica cómo el rey Arturo obtiene Excalibur. Esta leyenda contiene un rico simbolismo. Participa entre otros, del simbolismo del lago y sus deidades, la espada rota, los caballeros misteriosos...

Un atributo masculino

La espada es el símbolo por excelencia del poderío y la bravura militar, con dos vertientes; el negativo: cuando la fuerza se emplea para destruir. Y el positivo: cuando restablece la justicia y la paz.

En la cultura megalítica, este atributo masculino de transformación (construcción o destrucción) se opone al huso (objeto que sirve para hilar fibras textiles), atributo femenino y de continuidad de la vida por antonomasia. No es casualidad que las princesas de las cortes medievales salen siempre hilando o bordando. La espada y el huso simbolizan, respectivamente, muerte y fecundidad.

La luz contra las tinieblas

A partir de la interpretación cósmica de los sacrificios, reflejo orden terrestre y celeste, la espada pasa a representar el exterminio físico y la decisión psíquica. Lo que explica que en la Edad Media recibiera nombre propio, como si fuera un ser vivo y símbolo preferente del espíritu o de la palabra de Dios.

Mientras el arma es el cosmos o luz, el monstruo es el caos o tinieblas. El simbolismo de las diversas variantes de la leyenda del caballero venciendo al dragón, no son más que representaciones de esta lucha: el caballero-luz contra el monstruo-tinieblas. El orden frente al caos. Las espadas y los caballeros se hicieron famosos en la lucha con los dragones. En la tradición china el ritual de fundición de una espada se convierte en la boda simbólica de los elementos. De la síntesis surge la herramienta capaz de transformar la realidad, el mundo.

El sable y la espada

La espada occidental de hoja recta, es por analogía, solar y masculina. Mientras que la oriental y curva, el sable, es lunar y femenino. Se relaciona con el planeta Marte, con la vida y la muerte. Se la asocia también con el acero, por su trascendente dureza de espíritu dominador. Es asimismo símbolo de elevado mando y alta jerarquía. Y cómo no, símbolo fálico por excelencia.

El sable no será reglamentariamente aceptado por los caballeros franceses hasta finales del siglo XVII; Pero los ejércitos árabes, turcos, clúnos y, japoneses lo usaban desde mucho antes. El punto de máxima perfección de esta espada fue alcanzado en japón con los samurais.

El fuego purificador

Cuando se la asocia al fuego o a la llama es símbolo de purificación. Esta asociación está reforzada por su forma y su resplandor. La espada de fuego refuerza también la relación entre el elemento acero o hierro, propios de Marte y el elemento fuego. Destacando el dualismo u oposición entre el calor del fuego y el frío del metal. Siendo la espada flamígera el arma de escisión entre el paraíso, como reino del fuego del amor, y la tierra como mundo del frío castigo.

Este simbolismo queda reflejado en el ángel que guarda la entrada al paraíso. Según la tradición cristiana empuña una espada de fuego.

Pero la espada flameante es también símbolo del conocimiento puro, de la destrucción de la ignorancia. La vaina es la ignorancia y la oscuridad. Esta espada del conocimiento no puede ser desenvainada por un profano bajo pena de ceguera o abrasamiento. Sólo los iniciados están preparados para soportar los destellos de la espada.

Espadas y magia

La espada es en la magia como el motor que desencadena todo el acto, siendo símbolo del poder mágico. Forma junto con el anillo y el bastón, una trilogía indivisible. Así como el anillo es el poder fáctico del mago y bastón, el citador de espectros y espíritus, la espada es la corriente generadora de magia práctica, hechizos, encantos y sortilegios, por ello podemos considerar la espada como la antena potenciadora del mago.

El doble filo

En el libro del Apocalipsis se describe una espada de dos filos que sale de la boca del Verbo. Dice Juan: “Y en la visión, me di vuelta para ver al que me hablaba y vi a uno que parecía hijo de hombre. Y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era brillante como el sol, Su voz era fuerte como el ruido de muchos ríos” (Apocalipsis. 1:13-16).

El doble filo representa el doble poder, creador y destructor, de la palabra. Pero la espada es aquí también el símbolo escatológico que corta los límites del tiempo. El límite entre el inicio y los últimos días. Entre el tiempo y la eternidad. Los dos filos representan la polaridad del mundo.