6 ene. 2013

LA SUSTANCIA DIVINA INFINITA DE SPINOZA


Baruch de Spinoza, (Ámsterdam, 1632 - La Haya, 1677) fue un filósofo holandés, de origen sefardí portugués, considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés René Descartes y el alemán Gottfried Leibniz.
Pensamiento


Spinoza reduce el pensamiento, la extensión y Dios a una sola sustancia: sustancia divina infinita, que según la perspectiva que se adopte, se identifica con Dios o con la Naturaleza (ambos términos llegan a ser equivalentes para él).

Para Spinoza, la substancia es la realidad, que es causa de sí misma y a la vez de todas las cosas; existe por sí misma y es productora de toda la realidad; por tanto, la naturaleza es equivalente a Dios. Dios y el mundo, su producción, son entonces idénticos. 

Todos los objetos físicos son los "modos" de Dios contenidos en el atributo extensión. Así, todas las ideas son los "modos" de Dios contenidas en el atributo pensamiento.  Las cosas o modos son naturaleza naturada, mientras que la única substancia o Dios es naturaleza naturante

Las cosas o modos son finitas, mientras que Dios es de naturaleza infinita y existencia necesaria y eterna. El pensamiento y la extensión son dos de los infinitos atributos de Dios, distintos e independientes el uno del otro.

Para Spinoza el mundo se puede conocer, porque el entendimiento, como parte del entendimiento de Dios, es una modificación o "modo" de la misma sustancia divina, (el entendimiento infinito de Dios), que "piensa" su objeto extenso o cuerpo, de manera que el entendimiento puro puede "aprehender" la realidad, porque el alma (la idea del cuerpo), "replica" lo que afecta a éste cuerpo. 

La unidad del alma y el cuerpo está justificada por la unidad de la sustancia infinita de las que son sus modificaciones finitas o modos.

La libertad humana

El mecanicismo sostiene que todo el Universo está determinado por leyes, con lo cual cualquier ente que esté dentro de él también estará sujeto a dichas leyes, incluido el ser humano.  Pero al postular Spinoza una sola sustancia, ¿cómo es posible que exista la libertad humana, si todo está sometido a una inexorable regulación permanente? Spinoza mantiene un determinismo (negación de la libertad humana) riguroso, aunque plantea una definición y paradójica de libertad: la libertad humana aparece cuando el ser humano acepta que todo está determinado; la libertad no depende de la voluntad sino del entendimiento; el hombre se libera por medio del conocimiento intelectual.

Spinoza se declara monista, esto es, no cree en la existencia de un dualismo cuerpo-alma. Para Spinoza el hombre es cuerpo y mente, y todo en su conjunto es parte de una sustancia universal con infinitos modos e infinitos atributos.

También es determinista, no cree en el libre albedrío: asegura que el hombre está determinado por leyes universales que lo condicionan mediante la ley de la preservación de la vida. Así, afirma que ser libre es regirse por la razón.

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES

El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias cultura...