4 dic. 2012

LOS VIMANAS. TECNOLOGÍA AVANZADA EN LA ANTIGUA INDIA


Con el nombre de "vimanas" son conocidas, en los antiguos textos hindúes, escritos en sánscrito, unas naves voladoras utilizadas por los dioses, capaces de albergar una poderosa capacidad destructiva. 

Se pueden encontrar referencias sobre estos artefactos y su utilización en asuntos de guerra. Podían volar por el aire y hasta otros planetas.


Es el caso del "Samarangana Sutradhara", se pueden encontrar todo tipo de detalles técnicos, velocidades, diseños, capacidad de maniobra, combustibles, etc. Sólo en el apartado de sistemas de construcción de vimanas aparecen 230 páginas en las que se describen qué materiales son los más adecuados para la elaboración de los distintos tipos de vimanas. 

A la izquierda, una ilustración del shakuna vímanacon alas móviles y cola


En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.) dice que el dios del Sol viaja en un carruaje vímana luminoso. Otros dioses vuelan en carruajes vímanas con ruedas, empujados por animales, generalmente caballos (aunque el carruaje del dios védico Pushan es empujado por cabras). 

Otras descripciones muestran al vímana más como una casa o palacio ( uno que tenía siete pisos de altura).

Estos vehículos de transporte de los dioses eran capaces de ascender verticalmente, alcanzaban increíbles velocidades y su radio de acción estaba determinado según los modelos.

Existen al menos cuatro tipos de vimanas (rukma, tripura, sakuna y sundara) según han descubierto los expertos en sánscrito que han traducido estos libros, y a su vez se dividen en 113 sub-modelos más. El vimana del Dios Siva es descrito así en el capítulo 15 del Libro de Krisna:

"......Era capaz de moverse sobre el agua y bajo el agua. Podia volar tan alto y veloz que resultaba imposible de ver. Aunque estuviese oscuro, el piloto podía conducirlo en la oscuridad......" El conocimiento del Universo, no era un secreto para los tripulantes de los vimanas. En el libro sagrado hindú Bhagavad Gita se asegura que: 

"......Existen infinidad de universos e infinidad de planetas dentro de cada universo, y cada planeta está lleno de diferentes variedades de población......".

Existen representaciones de la época actual que intenta reproducir alguno de los diferentes modelos que se describen en los antiguos textos hindúes. Los había en forma cónica como los "rukma", de cohete como los "sundara" o de tres pisos como los "tripura".


El vimana "surymandala" podía alcanzar las regiones de los planetas solares y el "nahsatramandala", de gigantescas proporciones, era capaz de sobrepasar los límites del Sistema Solar y viajar a lejanas estrellas.

Otro antiguo libro hindú, el "Vymaanica-Shaastra", dedica parte de su contenido a hablar de la preparación de los pilotos de vimanas, de como obtener imágenes en vuelo (fotografías) de los "carros voladores" enemigos, escuchar sus conversaciones, y técnicas capaces de hacer perder el conocimiento a sus pilotos. El combustible utilizado por estos aparatos que en muchos casos no tenían alas y se sustentaban por la fuerza emitida por sus motores, era el "mercurio" unido a técnicas vibratorias de determinados sonidos capaces de desencadenar poderosas energías. Del mismo modo, todos los textos parecen indicar que los antiguos tripulantes de los vimanas eran conocedores de los mecanismos necesarios para poder aprovechar las energías de la naturaleza de determinados "chakras" o puntos neurálgicos del planeta, tales como ríos, valles y montañas.

Uno de estos puntos energéticos pudo ser la cordillera del Himalaya, pues numerosos relatos describen viajes de los dioses a bordo de sus vimanas a este enclave geográfico. Los libros sagrados tibetanos, el "Tantyur" y el "Kantyur", hablan de unas maravillosas "perlas voladoras", capaces de transportar a cientos de personas de un lado a otro del mundo o a lejanas estrellas.

Estas "perlas voladoras" aparecen en el "Ramayana", historia del Dios Rama y gran poema épico hindú, y se refiere a ellas en un capítulo en el que habla de las propiedades técnicas de los motores de mercurio:

"......Debe haber cuatro depósitos de mercurio en su interior. Cuando son calentados por medio de un fuego controlado, el vimana desarrolla un poder de trueno por medio del mercurio. Si este motor de hierro, con uniones adecuadamente soldadas, es llenado de mercurio y el fuego se dirige hacia la parte superior, desarrolla una gran potencia, con el rugido de un león e inmediatamente se convierte en una perla en el cielo......".


En el Ramaiana hay alusiones a carros voladores que habrían sido utilizados en el curso de las guerras entre los dioses del panteón hindú. El demonio Rávana poseía un pushpaka (vímana de flores) con el que podía volar. Se describen vímanas de diferentes tamaños y formas, como un carro o carroza de los dioses, como un mítico automóvil aéreo o a veces funcionando como un mero asiento o trono fijo.

"Mientras se iban desarrollando estas cosas, Rama, le dijo a Vibhishana: «Ocúpate de procurarme un pronto regreso a mi ciudad. A lo que respondió Vibhishana: «Hijo de monarca de la Tierra, yo cuidaré que te conduzcan a tu ciudad. Hay un carro llamado pushpaka, carro incomparable, resplandeciente como el Sol y que marcha por sí mismo. Montado sobre ese carro, él te conducirá sin inquietud hasta Aiodhiá. Tras estas palabras Vibhishana llamó urgentemente al carro parecido al Sol. Rama, ya montado, le dijo a Sugriva: «Apresúrate a subir en el carro con tus generales. Sube también con tus ministros. Al instante, Sugriva con los reyes de los simios, y Vibhishana con sus ministros, llenos de alegría, montaron en el gran carro pushpaka. Cuando todos estuvieron embarcados, Rama ordenó al vehículo que partiese y el incomparable carro se elevó hacia el mismo seno de los cielos. El carro volaba "como una gran nube empujada por los vientos (...). Todos gritaban: «¡Aquí está Rama!".

En la cultura hindú, Rama es el séptimo avatar (‘descenso’ de Dios) de Visnú de acuedo al Garuda puraná y, el decimoctavo según el Bhagavata puraná; nacido para liberar a la India del yugo del demonio Rávana.

El Samarangana sutradhara es una obra enciclopédica acerca de la arquitectura clásica hindú escrita por Paramara Bhoja de Dhar (1.000-1055 d. C.). En 83 capítulos se tratan temas como planeamiento urbanístico, arquitectura de casas y templos, escultura decorativa y mudras (diferentes poses de las manos y las piernas), los cánones de la pintura artística, y un capítulo (el 31) dedicado a las Yantras que significa literalmente, “dispositivo”, “artificio”, “mecanismo”, “herramienta” o, más preciso aún, “instrumento”.

Seis versos mencionan vímanas (con forma de pájaroy siete versos mencionan un tipo de máquinas que se podrían usar como guardianes de palacio.


El Vaimanika-shastra (‘escritura acerca de naves volantes’) es un texto escrito a mediados del siglo XX en idioma sánscrito acerca de aeronáutica, que trata sobre la construcción de vímanas (los carros de los dioses, automóviles míticos aéreos en los textos épicos sánscritos).

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES

El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias cultura...