26 oct. 2012

EL LIBRO DE LA VIDA. CIELO E INFIERNO


El libro de la vida está relacionado con la creencia de que existiría un Libro a modo de registro celestial que contiene la lista de los que pertenecen a Dios.

Meciones del Libro de la Vida en la Biblia:

Antiguo Testamento

En Éxodo, Moisés le pide a Yahveh que le quite del libro: 32:31-32 Entonces volvió Moisés a Jehová, y dijo: Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme (de extirpar) ahora de tu libro que has escrito; Salmo 69:28 donde el salmista pide que sus enemigos sean borrados del libro de la vida (Sean raídos del libro de los vivientes, Y no sean escritos entre los justos).

El libro de Daniel se habla del libro de la vida como el registro de quienes se salvarán (12:1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro).

Nuevo Testamento

Con el sentido de registro de quienes se salvan y han vencido al mal es recogido en el Nuevo Testamento en la carta a los Filipenses (4:3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida). 

Pero sobre todo en el libro del Apocalipsis: se dice que es el Cordero quien posee el libro, de ahí que en numerosa iconografía se represente a Cristo llevando el libro de la vida.

3:5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.

13:8 Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

21:27 No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

Esta imagen es usada no solo como una expresión sino que alude a los nombres que están escritos en el cieloLucas 10:20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

17:8 La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será.


20:12 Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. 20:13 Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. 20:14 Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. 20:15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

El término "hades" en la teología cristiana equivalente al hebreo sheol (tumba’ o pozo de suciedad), y alude a la morada de los muertos. El concepto cristiano de infierno se parece más al Tártaro griego, una parte profunda y sombría del Hades usada como mazmorra de tormento y sufrimiento.

El lago de fuego, en los dogmas cristianos es aquel lugar descrito por Juan Evangelista en el libro del Apocalipsis como un gran lago de fuego y azufre. Éste habría sido preparado por Dios como el lugar donde sufrirán tormento eterno el Diablo y sus ángeles, así como todas aquellas personas cuyos nombres no aparecieran en el Libro de la Vida, es decir, que no recibieron la salvación de sus almas mediante Jesucristo.