17 may. 2012

DIOSES SUMERIOS. LA TRÍADA



La tríada sumeria de dioses principales la formaban An, Enlil y Enki. Los dioses sumerios son los primeros y más antiguos de la región de Mesopotamia.

AN/ANU

Descrito como el «dios del cielo». An significa ‘cielo’ en sumerio. Su templo de Uruk se llamaba E-an-na (‘casa del cielo’). «En el cielo está Anu sobre su trono, revestido de todos los atributos de la soberanía: el cetro, la diadema, el tocado, el báculo». Las estrellas constituian su ejército. Simbólicamente, el rey recibía su poder directamente de Anu. Por eso le invocaban solo los soberanos y no el resto de los mortales.

Era el «padre de los dioses» (abû ilâni), «padre de los cielos» (ab shamê), «rey del cielo» (il shamê).

En un principio (antes del 2500 a. C.) era el dios más importante del panteón sumerio, pero fue perdiendo relevancia y fue sustituido por Enlil o Enki. Pese a esto, siempre tuvo un papel preponderante en todos los panteones como demiurgo o dios original del Universo; se le relaciona con Mammu (un abismo de agua, diosa del nacimiento que se autoprocreó dando vida a Anu)

Los Anunnaki como Enlil o Enkin, fueron los descendientes y seguidores de An (cielo) y su esposa, Ki (tierra). El gran Anu era el cabeza del consejo Anunnaki. Anunnaki es el nombre de un grupo de dioses sumerios y akadios relacionados con los Anunna (los “cincuenta grandes dioses”).

El nombre se escribe variablemente “a-nuna”, “a-nuna-ke-ne”, o “a-nun-na”, significando más o menos “los de la sangre real”, mientras otros grupos dicen que significa (Anu=los que, na=venian del, Ki=cielo).

Anu dió nacimiento a Enki; Enlil fue su hermanastro.

ENLIL

Hijo de Ki y de An, al nacer, separó el cielo (An) de la tierra (Ki). Tomó el lugar de Anu lo que produjo un conflicto con Enki sobre la legitimidad de Enlil como gobernante Celestial y terrestre. Enlil era la divinidad patrona de Nippur y guardaba "las tablillas del destino" donde se encuentra decretado el destino de todo lo existente. El culto a Enlil se produce hacia el año 3000 a. C.

Enlil  "Señor del viento", o "dios del viento"; era un dios del clima. En Mesopotamia, el clima no marcaba la bonanza de las cosechas, ya que éstas dependían del curso de los ríos esto explicaría el carácter irritable y temible de Enlil que sólo se manifiesta en hechos negativos como las grandes tormentas, las inundaciones y los cambios de curso de los ríos, auque también se podía mostrar en otras ocasiones bondadoso. Así, en el mito del Diluvio mesopotámico es Enlil quien abre las compuertas del cielo para acabar con los molestos humanos.
 
Los dioses menores, Igigi, que trabajaban para el Consejo Supremo de los Anunnaki se quejaron ante Enlil, ya que después de 3600 años de trabajo, hacían tareas de las cuales se cansaron. No quisieron continuar trabajando para mantener la armonía del Universo y se declararan en huelga, quemando sus instrumentos de trabajo y rodeando su templo. 

Anu le aconseja que se averigüe quien es el cabecilla de la rebelión y mandan a un emisario para preguntar a la muchedumbre de los dioses, cuál es su líder. La respuesta es: "Cada uno de nosotros ha declarado la guerra!".
Ya que los dioses superiores ven ahora que el trabajo de los dioses inferiores era demasiado pesado, deciden sacrificar a uno de los rebeldes, para el bien de todos.

Éstos tomarán a un dios de la inteligencia, lo matarán y después crearán la Humanidad, mezclando la carne y la sangre del dios con la arcilla. Enki, les instruye sobre rituales de purificación.

Pero tras varios miles de años la humanidad sigue siendo ruidosa y molesta y Enlil inunda la Tierra abriendo las compuertas del cielo.

La humanidad consigue salvarse gracias a la intervención de su pariente Enki, que ordenará la construcción de un enorme barco en el que deberá cargar semillas y animales. Cuando las aguas se retiraron, se ofreció un sacrificio a los dioses, que lo recibieron hambrientos. 

Finalmente Enki solicita a la diosa madre la creación de nuevos seres humanos.

Enlil fue equiparado en las regiones semitas con El o Elohim (el supremo), hoy conocido como Yahvé o Jehová entre los judíos.

ENKI

Enki (En = Señor, ki = tierra). Se le asocia con el mundo acuático; reina en Apsu, un lugar situado en las profundidades de la Tierra, donde fluyen "las aguas primordiales". Enki es el dios de la sabiduría, señor de la construcción, las artes, el diseño y la creación. Es el creador de la humanidad.

Con el propósito de liberar de su trabajo a los dioses, utilizó un hominido ya existente el cual manipuló para hacerlo capaz de entender y satisfacer las necesidades de los dioses, para que la Humanidad asumiera la responsabilidad de realizar las tareas que los dioses habían abandonado. También es considerado su salvador, ya que alertó sobre el diluvio universal. Este diluvio lo promovió Enlil, el "Señor del Cielo", aparentemente preocupado por la excesiva proliferación del género humano y su ruidoso comportamiento. Enlil consiguió convencer al resto de los dioses, reunidos en asamblea de Anunnaki, para que autorizasen el exterminio de la Humanidad.  

También es el autor de unos seres representados con traje de pez, llamados apkallu (ab-gal-lu "gran hombre del mar" o "hombre del gran mar" en sumerio) que durante el dia enseñaban a los humanos todo tipo de materias y durante la noche se retiraban al fondo del mar.

Enki era el detentor de los misteriosos "Me" (normas a seguir para gobernar la creación).

El auténtico nombre de Sumeria era KI.EN.GI (tierra del señor del cañaveral), quizás en referencia a este dios en particular, del que se especifica en un texto muy difundido que estableció su morada entre cañaverales. Enki siempre gozó de una cierta preeminecia a pesar de no ser el titular del panteón mesopotámico, de hecho su hijo Marduk heredó el trono celeste, en detrimento de la descendencia de Enlil.

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES

El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias cultura...