30 abr. 2014

EL MISTERIO DEL POBLAMIENTO HUMANO DE AMÉRICA

El Paleolítico americano, desde el aspecto industrial, se ha dividido en dos grandes periodos equiparables al Paleolítico Inferior y Medio, y el Paleolítico Superior, por los paralelos en las técnicas utilizadas para la realización del utillaje, aunque tales semejanzas muchas veces son más aparentes que reales. Los datos remontarían a un tiempo más lejano la colonización humana del continente americano e implicarían a grupos humanos de diferente linaje

Resultados de un reciente análisis genético

La secuencia genética de los restos de un individuo del centro-sur de Siberia de hace 24 mil años revela una proximidad con los euroasiáticos del este y los nativos americanos de hoy en día, según un estudio de la Universidad de Copenhague. El cromosoma "Y" del espécimen pertenece a un linaje que precede a los euroasiáticos occidentales de hoy, es cercano a las raíces de la mayoría de los linajes de los nativos americanos y no tiene una afinidad cercana con los asiáticos del este. Esto podría explicar por qué varios cráneos hallados de los primeros americanos tenían características que no guardan similitudes con otras propias de los asiáticos del este.

Período cultural inicial

El Preclovis o prepuntas de proyectil (o cultura llano), es el estadio equivalente al Paleolítico Inferior y Medio, por las técnicas empleadas en su industria (izquierda) y por la práctica de una economía poco especializada. Esta etapa abarca desde el 40.000 al 15.000 antes del presente, aunque se podía remontar hasta el 60.000-70.000.

Descubrimientos como los de Monte Verde (Chile) y otros yacimientos antropológicos de América como Piedra Museo (Argentina), Pedra Furada (Brasil), Topper (California), Meadowcroft Rockshelter (Pennsylvania), replanteó la teoría clásica, conocida como teoría del poblamiento tardío, y defendieron la teoría del poblamiento temprano de América, o pre-clovis, que ubica la fecha de ingreso entre 25.000 y 50.000 años antes del presente, al mismo tiempo que modifica las teorías sobre las rutas de entrada y difusión por el continente.

Primeros humanos y cultura de los cantos tallados

Uno de los mayores enigmas de la investigación prehistórica actual es determinar en que momento se produce la entrada de los primeros grupos humanos en el continente americano. La evidencia paleoantropológica indica que llegaron a América procedentes de Siberia, en el extremo noreste de Asia. El primer poblamiento se se podría haber producido desde la orilla asiática del Pacífico, entre el 240.000 y el 120.000, durante la glaciación de Illinois. ¿Que humanidad llevó a cabo esta hazaña? ¿El Homo Erectus? ¿El hombre de Cromagnon? ¿Otra especie humana como la denisoviana?

La tesis está reforzada por los hallazgos del desierto de Mojave (norte de América) concretamente, en Calico Hill. En estos yacimientos han aparecido artefactos líticos semejantes a los "cantos tallados", que son los útiles más abundantes en conjuntos del Pleistoceno Inferior y Medio de América. La altísima cronología atribuida a estos hallazgos se basa en que fueron recogidos en Calicó Hill en unos niveles fechados, por el sistema del uranio-torio, en unos 200.000 años de antigüedad.

Teoría de la colonización temprana

Esta idea existía antes de los hallazgos de Calicó y de la comprobación de la pronta colonización de Australia. Estas gentes tenían un bagaje técnico poco especializado, propio del Paleolítico Medio asiático, y fueron seguidas por otras con técnicas musteroides (relacionadas con la cultura neanderthal) que elaboraban útiles similares a las puntas de proyectil bifaciales típicas del Paleoindio americano.

Hombre de Denisova
Hoy las investigaciones siguen por esta vía, a pesar de que en Asia central, oriental y septentrional hay gran escasez de hallazgos y dificultades para adscribirlos dentro de una posición cronoestratigráfica correcta. No obstante, los yacimientos más antiguos de Siberia (localizados en el medio y bajo Amur y en los montes Altai, al oeste del lago Baikal) podrían fecharse en el intererglacial Karginsky entre el 50.000 y el 27.000 antes del presente. Allí se han encontrado industrias de carácter muy arcaico.

Más conexiones con Asia

Hombre de Pekín
Algunos yacimientos del río Amur (frontera Chino-rusa) son similares a los de cueva de Chu-Ku-Tien (China), cuyos complejos se caracterizan por una coexistencia de "cantos tallados" junto a útiles realizados sobre piedra, como cuchillos, raspadores, etc. Sin embargo, el yacimiento chino es mucho más antiguo, ya que se ha datado en un estadio avanzado de la glaciación Riss, anterior al 100.000. En esta zona de China algunos autores creen que está el punto de partida de donde derivan las industrias más antiguas de América, independientemente de que los yacimientos del río Amur estén mucho más próximos a América. Para estos investigadores, los complejos más arcaicos del Nuevo Mundo están muy próximos técnicamente al complejo chino de Fenho en Asia central (75.000 a 60.000 antes del presente). Dicho complejo está caracterizado por la coexistencia de útiles trabajados bifacialmente sobre guijarros junto a industrias elaboradas a partir de lascas, estableciéndose un paralelismo entre las culturas del Paleolítico Medio de Asia central y de América.

La conexión siberiano-japonesa

La zona comprendida entre el archipiélago japonés y la Península de Kamchatka pudo ser el lugar de procedencia de los primeros pobladores americanos. Esta proximidad geográfica permitiría un constante contacto entre los grupos establecidos a ambas orillas del Pacífico mediante una continua corriente de flujo y reflujo dentro de un ambiente natural muy similar, con una vegetación y una fauna prácticamente idénticas. Así, los límites cronológicos del inicio de la primera colonización americana tienden a ser llevados al 60.000; y es en este momento cuando se evidencia la presencia humana en el archipiélago japonés. Esta tesis explica los paralelismos entre las industrias chinas y con los círculos culturales centroasiáticos, ya que la penetración en América es consecuencia del proceso de dispersión de determinados grupos humanos establecidos en Asia Central. Desde allí, a partir del 100.000, se extienden tanto hacia el norte, alcanzando las costas del Pacífico Norte (incluidas las islas japonesas), circunnavegado la costa pacífica de América desde el norte, para luego llegar al continente en una o varias entradas sucesivas, aprovechando accidentes naturales situados en latitudes ya libres de barreras de hielo, como la cuenca de México (dando sentido a los enigmáticos paleoamericanos de Baja California). De ahí pudieron haberse desplazado hacia el norte y noreste y hacia el sur, originando las poblaciones cazadoras-recolectoras suramericanas.

Migraciones y rutas del pacífico sur y Europa

La penetración de los grupos de Asia central se extiende también hacia el sur, llegando a Australia hacia el 50.000 AP a través de los archipiélagos del sureste asiático, y las migraciones desde Europa y Groenlandia bordeando el Atlántico, no pueden ser descartadas. Esta circunstancia indica que pudo existir, esporádicamente, un paso a América por vía marítima desde tiempos muy remotos. ¿Estamos ante el siberiano Hombre de Denisova, cuyos parientes más cercanos son australianos y melanesios? Ya dentro de los límites de la glaciación Wisconsin, posiblemente con posterioridad al 70.000, parecen producirse las condiciones más favorables para atravesar el puente de Beríngia

El yacimiento de Pedra Furada

Pedra Furada un importante yacimiento arqueológico de Brasil. Se han realizado dataciones realizadas con carbono 14 de entre 48.000 y 32.000 años AP. Análisis posteriores han permitido calcular la antigüedad del yacimiento, ampliando en algunos casos el rango de fechas hasta 60.000 años AP. Además de arte rupestre se han hallado propulsores y dardos, pero no arcos ni flechas.

Expansión y asentamiento

Por los restos que han llegado hasta nosotros, es difícil conocer las direcciones que siguió esta primera expansión humana dentro del continente. Existen indicios de que se produjo con una relativa rapidez, ya que en torno al 25.000 antes del presente se habría alcanzado ya la región centroandina, a juzgar por la cronología proporcionada por el complejo Paicacassa, en Perú, y datado en torno al 22.000 AP.

LAS LEYENDAS SOBRE DRAGONES

El dragón (del latín draco, y este del griego drákon, serpiente) es un ser mitológico que aparece de diversas formas en varias cultura...